PCD · martes 28 de marzo · 2017
Búsqueda Avanzada

lab. investigacion.

documentos.

La Computación Afectiva y el Arte Interactivo

La Computación Afectiva y el Arte Interactivo

1. Introducción

Esta tarde
Balaustrada de brisa
para apoyar esta tarde
mi melancolía
Giuseppe Ungaretti

En los últimos años asistimos a cambios vertiginosos en el campo de la HCI (Human Computer Interaction, Interacción Humano/Computadora). Particularmente, se pueden observar avances en paralelo en tres campos de acción: 1) el de la Interface 2) el de la Conectividad y 3) el del Comportamiento de los Sistemas.

En el primer eje, nos encontramos con el desarrollo de nuevas interfaces que permiten novedosas conexiones entre el cuerpo y la experiencia. Desde las pantallas sensibles al tacto, monitores holográficos, pantallas de vapor, humo, hasta los sistemas de captación de movimientos y gestos. Un sinfín de posibilidades que hacen a la experiencia más intuitiva, a la vez que permiten manejar nuevas dimensiones y precisar el gesto. Por ejemplo, cuando se pasa de un teclado convencional a
un sistema capaz de captar el desplazamiento en el espacio, o la ubicación de mis pupilas (para determinar hacia dónde miro). La Interface ha evolucionado tanto, que permite la generación de nuevos territorios, como los que ofrecen la Realidad Virtual y las más recientes Realidades Aumentadas.

En el segundo eje, el de la Conectividad, nos encontramos ante la posibilidad de conectar diferentes espacios/tiempos. Hoy en día los dispositivos inalámbricos están en boga, las redes comandan el mundo de la información. Si las interfaces hicieron posible la Realidad Virtual, la conectividad abrió camino al ciber-espacio y a Internet. En poco tiempo podremos manejar nuestros electrodomésticos desde el teléfono celular, acaso el dispositivo más importante en el proceso de democratización de la
tecnología. Y ya nadie duda de que Internet es un centro mundial, en cuanto a la acumulación y difusión del conocimiento, y a las plataformas de comunicación que promueve.

Finalmente, en el tercer eje, nos encontramos con el desarrollo del comportamiento de los sistemas. En esta línea, la Inteligencia Artificial ha sido la disciplina que obtuvo los mayores avances. En las dos últimas décadas se han desarrollo algunas de sus ramas (de la línea “conexionista”): la vida artificial, los algoritmos genéticos, las redes neuronales. En el comportamiento de los sistemas se ve una marcada evolución hacia los sistemas auto-organizativos, capaces de desarrollar comportamientos autónomos sostenidos, y de evolucionar y adaptarse sin la intervención humana.

La Computación Afectiva y el Arte Interactivo
Autor(es): Emiliano Causa, Andrea Sosa
idioma: Español
Tamaño: 578.12 Kb